Hepatitis A

La hepatitis A es una enfermedad contagiosa del hígado debida al virus de la hepatitis A. Es una enfermedad aguda y no se cronifica.

En los niños pequeños suele ser leve, pero en los más mayores y en adultos puede ser mucho más grave.

¿Cómo se contagia la hepatitis A?

La forma de contagio más frecuente es por la entrada del virus por la boca, a través de objetos, alimentos o bebidas contaminadas por las heces de una persona infectada.

El contagio puede ser:

Persona a persona: se produce si una persona enferma no se lava bien las manos después de ir al baño y toca otros objetos o alimentos; o cuando el cuidador de un bebé infectado no se lava bien las manos tras el cambio de pañal. Por alimentos o agua contaminados: esto suele pasar en países donde la hepatitis A es más frecuente y las condiciones higiénico­ sanitarias son peores.

Otras formas de contagio menos frecuentes son: transfusiones de sangre o hemoderivados, compartir jeringuillas o relaciones sexuales.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis A?

Las personas con hepatitis A no siempre tienen síntomas de enfermedad. Estos son más frecuentes en adultos y en niños mayores de 6 años.

Los síntomas pueden ser:

  • ­ Fiebre
  • ­ Cansancio
  • ­ Pérdida de apetito
  • ­ Náuseas
  • ­ Vómitos
  • ­ Dolor abdominal
  • ­ Color oscuro de la orina
  • ­ Color claro de las heces
  • ­ Color amarillo de piel y ojos

Los síntomas, si aparecen, pueden hacerlo en cualquier momento entre 2 y 6 semanas después del contagio, suelen ser leves pero en algunos casos puede acarrear fallo hepático fulminante y muerte.

¿Cómo se puede prevenir la hepatitis A?        

La mejor forma de prevenirla es mediante la vacunación con la vacuna contra la hepatitis A.

El lavado de manos con agua y jabón después de ir al baño o cambiar un pañal y antes de preparar la comida, previene el contagio.

La vacuna contra la hepatitis A, se administra a partir de los 12 meses de edad, en 2 dosis, separadas por un intervalo mínimo de 6 meses. La protección empieza de 2 a 4 semanas después de la primera dosis. La segunda dosis asegura una protección más duradera.

¿Es segura la vacuna de la hepatitis A?

La vacuna de la hepatitis A es muy segura. Como el resto de vacunas puede tener efectos adversos que suelen ser leves: inflamación en el lugar de la inyección y menos frecuentemente: cefalea, fiebre o trastornos gastrointestinales leves.

Leave a comment