La influenza: Mitos y recomendaciones

La influenza es una enfermedad común, que afecta a un número importante de personas de todas las edades; con la llegada del invierno ha aumentado drásticamente su frecuencia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la vacuna como medida de prevención y en caso de contagio recomienda descansar y beber abundante líquido como remedio más eficaz. Sin embargo, son muchas las informaciones y los consejos que circulan sobre la enfermedad y no siempre son certeros.

A continuación, desmentimos cinco de los mitos más oídos sobre el virus y proporcionamos algunas recomendaciones para su prevención y manejo:

  1. La influenza se adquiere por el frío: Es cierto que el virus ataca con más frecuencia en los meses de invierno y algunos estudios revelan que esto se produce porque el virus es más estable a temperaturas bajas, pero aun así no es exclusiva de estos meses y estar más abrigado no evita que podamos contagiarnos.
  2. La influenza es un resfriado mal curado: Se trata de enfermedades diferentes provocadas por virus distintos, aunque las dos afecten a las vías respiratorias. Los resfriados comunes provocan congestión y secreción nasal, mientras que la gripe se caracteriza por dolor de cabeza y muscular, fiebre, cansancio y tos, entre otros síntomas.
  3. Los antibióticos ayudan a superar la influenza: Falso; los antibióticos acaban con las bacterias, no con los virus. Todavía no se ha inventado un remedio contra la influenza, aunque algunos fármacos pueden disminuir algunos de sus síntomas como el dolor de cabeza, la fiebre o la tos.
  4. Tomar jugo previene la influenza: Aunque se cree que estos remedios naturales ayudan a prevenir la aparición de la gripe no hay ningún estudio que lo avale; no obstante, siempre son fuente importante de vitaminas por lo que se recomienda su ingesta de manera cotidiana. El único método eficaz para prevenir la influenza es la vacuna, además de evitar el contacto con las personas que padezcan el virus y lavarse las manos de forma habitual.
  5. La vacuna provoca influenza: Falso; según recomendaciones de la Comisión Nacional de Salud Pública, la vacuna es el método más eficaz para prevenir este virus. Aunque existe la creencia de que vacunarse hace que aumente la probabilidad de padecer resfriado, no tiene nada que ver, ya que los refriados se producen por un virus distinto al que provoca influenza. Por otro lado, la vacuna tampoco supone inmunidad total ante el virus, pero siempre es mejor prevenir que curar.

 

Leave a comment