La Difteria

La difteria es una enfermedad respiratoria contagiosa, con frecuencia mortal, debida a la infección por una bacteria, el bacilo diftérico (Corynebacterium diphtheriae), que provoca una afectación muy grave de las vías respiratorias altas (garganta y nariz), llegando a producir la asfixia en quien la padece. Este germen produce también una toxina que ataca el corazón y el cerebro y que ha sido la base para el desarrollo de una vacuna eficaz.

Síntomas

La difteria comienza con dolor de garganta, fiebre baja y escalofríos. Después, la toxina de la difteria produce una capa espesa en la parte posterior de la nariz o la garganta que puede ser blanca o grisácea. Esta capa puede causar dificultar para respirar o tragar.

La capa en la parte posterior de la nariz o la garganta puede ser tan espesa que obstruya la vía respiratoria e impida que la persona respire.

La toxina de la difteria puede afectar el corazón, causando un ritmo cardiaco anormal e incluso insuficiencia cardiaca. También puede afectar los nervios y producir parálisis (incapacidad para mover partes del cuerpo).

Alrededor de 1 de cada 10 personas que contraen difteria muere. En los niños menores de 5 años, hasta 1 de cada 5 que contraen difteria muere.

Transmisión

La difteria se propaga cuando una persona infectada tose o estornuda. Quienes no reciban tratamiento pueden propagar la enfermedad por alrededor de 2 semanas después de infectarse.

Prevención

La prevención consiste en medidas de control de las infecciones, antibióticos y vacunación (primaria y posexposición).

La vacuna de la difteria es una vacuna inactivada (no es una vacuna viva) y contiene la toxina que fabrica la bacteria, pero desprovista totalmente de su toxicidad (se llama toxoide); de forma que, una vez inyectada, no puede producir la enfermedad, pero sí mantiene su capacidad de estimular la producción de defensas (anticuerpos) contra ella.

La vacuna de la difteria siempre forma parte de vacunas combinadas que incluyen, además, otros componentes, de manera que no está comercializada como vacuna individual que se pueda adquirir por separado.

Está incluida en las vacunas hexavalentes que se administran en el primer año de vida, con pauta de 2, 4 y 11-12 meses, y también forma parte del preparado trivalente de los 6 años (Tdpa/DTPa) y en las “vacunas del tétanos” utilizadas en adolescentes y adultos (Td). 

 

Leave a comment