La Influenza

 

La influenza, es una enfermedad causada por los virus de la influenza. Estos virus infectan la nariz, la garganta y los pulmones. La influenza se propaga fácilmente y puede causar problemas graves, en especial para los niños pequeños, las personas de edad avanzada, las mujeres embarazadas y las personas con ciertas afecciones prolongadas como asma y diabetes.

Los síntomas de la influenza pueden incluir los siguientes:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Moqueo o congestión nasal
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Cansancio
  • Vómitos o diarrea (en algunos niños)

La mayoría de las personas que contraen influenza se recuperan en pocos días o en menos de dos semanas. Algunas personas presentan complicaciones (como neumonía) que pueden llevar a hospitalizaciones e incluso causar la muerte.

¿Es grave?

La influenza puede ser leve o muy grave. No hay cómo saber quién tendrá un caso leve y quién se enfermará gravemente. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) calculan que desde el 2010, las hospitalizaciones relacionadas con la influenza entre niños menores de 5 años oscilaron de 7,000 a 26,000 en los Estados Unidos. Los niños con afecciones prolongadas y los niños menores de 5 años (y en especial los niños menores de 2) tienen más probabilidades de terminar en el hospital a causa de la influenza.

Las temporadas de influenza varían en cuanto a la gravedad de la enfermedad de un año a otro. En la temporada 2015 – 2016, hubo un total de 85 muertes en niños asociadas a la influenza (confirmadas por laboratorio) y que fueron informadas a los CDC desde Puerto Rico, el Distrito de Columbia y 33 estados. En algunas ocasiones hay un lapso de tiempo para la realización de los informes sobre muertes de niños.

Algunas de las complicaciones más graves causadas por la influenza incluyen:

  • Neumonía (infección en los pulmones)
  • Deshidratación (pérdida de líquidos corporales)
  • Empeoramiento de afecciones prolongadas, como asma y diabetes

¿Cómo se propaga la influenza?

La influenza se propaga cuando los que tienen la enfermedad hablan, tosen o estornudan y gotitas de saliva que tienen el virus llegan a la boca o la nariz de las personas que están cerca. Usted también puede contraer la influenza si toca un objeto que tenga el virus de la influenza -como la manija de una puerta o un pañuelo desechable usado- y luego se toca sus propios ojos, nariz o boca. Las personas pueden transmitir la influenza a los demás desde un día antes de que tengan síntomas hasta 5 a 7 días después de que se enferman. Este periodo puede ser mayor en los niños y en las personas muy enfermas.

¿Puede mi hijo contraer la influenza por ponerse la vacuna contra esta enfermedad?

No, la vacuna no causa influenza. La vacuna contra la influenza protege a su hijo de esta enfermedad. Sin embargo, a veces, la vacuna puede causar efectos secundarios leves que pueden confundirse con la influenza. Tenga en cuenta que tomará unas 2 semanas después de recibir la vacuna para que el cuerpo de su hijo genere protección contra la influenza.

¿Por qué mi hijo necesita la vacuna contra la influenza todos los años?

Los virus de la influenza cambian constantemente y por eso se fabrica una vacuna nueva todos los años para proteger a la población contra los virus de la influenza que probablemente causarán la mayor cantidad de enfermedades. Además, la protección que proporciona la vacuna desaparece con el tiempo. La vacuna contra la influenza que reciba su hijo lo protegerá contra esta enfermedad durante toda la temporada, pero necesitará otra vacuna para la próxima.

Leave a comment