Poliomielitis

La poliomielitis (o polio) es una enfermedad causada por el virus de la poliomielitis o poliovirus. Puede provocar parálisis de por vida (la persona no puede mover ciertas partes del cuerpo) y puede ser mortal.

 

Síntomas

La mayoría de las personas infectadas con el virus de la poliomielitis no tiene ningún síntoma. Pero algunas (25 de cada 100) presentarán síntomas parecidos a los de la influenza. Estos síntomas por lo general duran entre 2 y 5 días.

En casos raros, la infección por el virus de la poliomielitis puede ser muy grave. Cerca de 1 de cada 200 personas presentará debilidad o parálisis en los brazos, las piernas o ambos. Esta parálisis o debilidad puede durar toda la vida.

El riesgo de sufrir parálisis de por vida es muy serio. Incluso los niños que parecen recuperarse por completo pueden presentar nuevos dolores musculares, debilidad o parálisis en la edad adulta, 15 o 40 años después.

Alrededor de 2 a 10 de cada 100 niños que tienen parálisis por la polio mueren debido a que el virus afecta los músculos que los ayudan a respirar.

 Propagación

El virus de la poliomielitis es muy contagioso. Se propaga a través del contacto con las heces de una persona infectada y a través de las gotitas respiratorias presentes en la tos o los estornudos. Usted se puede infectar si tiene las manos contaminadas con heces o gotitas respiratorias de una persona infectada y se toca la boca. Además, si su hijo se lleva objetos a la boca – como juguetes – que estén contaminados con heces o gotitas respiratorias, también se puede infectar.

Una persona infectada puede transmitir el virus a otros inmediatamente antes y, por lo general, 1 a 2 semanas después de presentar síntomas. El virus puede vivir en las heces de una persona infectada por muchas semanas. Esta persona puede contaminar alimentos y agua cuando los toque sin haberse lavado las manos.

Prevención

La vacuna contra la poliomielitis:

  • Protege a su hijo de una enfermedad potencialmente grave.
  • Evita que su hijo tenga parálisis de por vida a causa de la poliomielitis.

La vacuna contra la poliomielitis es muy segura y eficaz para prevenir la enfermedad.

¿Cuáles son los efectos secundarios?

Las vacunas, al igual que cualquier otro medicamento, pueden tener efectos secundarios. La mayoría de los niños que reciben la vacuna contra la poliomielitis no tiene ningún efecto secundario. Cuando los efectos secundarios ocurren, por lo general son muy leves.

Leave a comment