Regreso a clases

El comienzo de las clases es un momento clave en la vida de los niños y para que esta experiencia sea con salud es imprescindible que nuestros hijos tengan sus vacunas al día.

En esta etapa de la vida, los niños son especialmente susceptibles a las enfermedades dado que comparten utensilios y objetos personales, no suelen lavarse las manos con frecuencia y se llevan todo a la boca. Además, durante la convivencia en la escuela entran en contacto con muchos otros niños y adultos; por lo tanto, están más expuestos a diferentes patologías.

Ante estas situaciones, las vacunas son la mejor medida de prevención ya que son las encargadas de brindar protección contra numerosas enfermedades muy serias, que de lo contrario podrían convertirse en epidemias al diseminarse rápidamente y afectar a grandes porciones de la población. En este sentido, hay que tener en cuenta que al vacunar a nuestros hijos beneficiamos a toda la familia y también al resto de la comunidad, debido a que con esta acción contribuimos a disminuir la circulación de dichas enfermedades.

Es muy importante que la aplicación de las vacunas sea antes de que los chicos empiecen las clases, o en su defecto lo más temprano posible del año escolar, pues las aulas son espacios cerrados donde hay más probabilidad de que se produzcan brotes de ciertas enfermedades; por eso sugerimos que los chicos estén vacunados ya que de esta manera se protegen ellos y también protegemos a los que los rodean.

Otros cuidados de la salud:

Además de completar las vacunas, es importante cuidar otros aspectos de la salud de nuestros hijos a lo largo de la etapa escolar:

  • Control de crecimiento: Es aconsejable visitar al pediatra al menos una vez al año, aún cuando no se manifiesten problemáticas puntuales, para asegurarnos de que se están desarrollando correctamente.
  • Salud visual: Un control oftalmológico anual permitirá detectar posibles problemas visuales, que de no ser diagnosticados tempranamente pueden afectar su desempeño escolar y social.
  • Salud bucal: Se recomienda llevar a los chicos al dentista al menos una vez al año y promover en ellos el hábito del lavado de dientes diario para evitar caries y otras enfermedades.
  • Salud auditiva: Si el niño o niña presenta dificultades en el lenguaje, no hace lo que se le indica, pregunta “¿qué?” con frecuencia y escucha la televisión a un volumen muy alto, es conveniente consultar al pediatra para que analice si existe algún problema auditivo.
  • Alimentación sana y actividad física: Una nutrición variada y en cantidades adecuadas a la edad, con frutas y verduras incluidas, favorece el crecimiento y el rendimiento escolar. Asimismo, los chicos necesitan movimiento y actividades para recrearse y desarrollar su cuerpo de forma saludable.

Leave a comment