Tétanos

El tétanos es una enfermedad grave causada por una toxina (veneno) producida por una bacteria conocida como Clostridium Tetanis. Causa una dolorosa rigidez muscular y puede ser mortal.

Las bacterias que causan el tétanos se encuentran en la tierra, el polvo y el estiércol. Entran al cuerpo a través de una herida punzante, una cortadura o una llaga en la piel. Las personas también se pueden infectar después de sufrir una quemadura o la mordida de un animal, no se transmite de una persona a otra.

El tiempo que pasa entre la infección y la aparición de los primeros síntomas puede ir desde los 7 a los 21 días. Los casos suelen presentarse en personas que no han sido vacunadas contra la enfermedad o que no llevan las dosis necesarias.

¿Cuáles son los síntomas del tétanos?

En los niños, el tétanos comienza con dolor de cabeza, calambres en la mandíbula y espasmos musculares (tensión muscular repentina e involuntaria).

El tétanos es a menudo llamado “trismo” porque los músculos de la mandíbula se tensan y se hace difícil abrir la boca.

Puede causar además, problemas para respirar, espasmos musculares y parálisis (incapacidad para mover partes del cuerpo). Los espasmos musculares pueden ser lo suficientemente fuertes como para quebrar la columna vertebral u otros huesos del niño.

Recuperarse completamente del tétanos puede tomar meses. Un niño podría necesitar semanas de atención en un hospital. Hasta 1 de cada 5 personas que contraen el tétanos muere.

Prevención

La forma mas segura y eficaz de proteger a su hijo contra el tétanos es vacunarlo. Esta vacuna viene combinada con otras en la Hexavalente, Pentavalente, DPaT y DT, las cuales se deben recibir de acuerdo a la edad del menor.

Al recibir esta vacuna, raras veces se presentan efectos secundarios que normalmente desaparecen al poco tiempo y cuando aparecen son leves e incluyen dolor y enrojecimiento del área de colocación, fiebre y vómitos.

 

Leave a comment