Virus del Papiloma Humano (VPH)

El cáncer del cuello uterino constituye un importante problema de salud a nivel mundial, convirtiéndose en el cuarto cáncer mas frecuente en mujeres en todo el mundo, con mayor incidencia en el Caribe, Sudamérica y Asia. Afecta a mujeres jóvenes, por lo que tiene un alto impacto social y económico. En el mundo se dan cerca de medio millón de nuevos casos por año de las cuales mueren más de 250 mil y de éstas el 85 % residen en países en vía de desarrollo.

La infección por ciertos tipos del Virus del Papiloma Humano (VPH) es una condición necesaria para el desarrollo de dicho cáncer; aproximadamente el 70% de los canceres de cuello uterino están asociados a los serotipos 16 y 18.  El VPH es la infección de transmisión sexual más común y puede ser causante además de otros canceres como el de vulva, vagina y pene. En nuestro país se registran cada año más de 1,600 casos nuevos de cáncer cérvico uterino, así como alrededor de 540 defunciones entre mujeres no protegidas contra el VPH.

En la mayor parte de los casos el VPH actúa como un asesino silencioso, sin provocar síntomas y creando alteraciones en las células del aparato reproductor que, de no ser detectadas oportunamente, evolucionan a cáncer.

La vacuna es la alternativa más segura y eficaz de proteger a las personas de las enfermedades causadas por el VPH, incluido el cáncer cérvico uterino.  Hay dos vacunas disponibles que protegen contra los tipos del VPH que causan la mayoría de los  cánceres del cuello uterino.  La Organización Mundial de la Salud  recomienda administrar la vacuna contra el VPH a todas las niñas y adolescentes con edades comprendidas entre los 9 y 14 años. Los niños y los jóvenes varones también deben ponerse esta vacuna para prevenir las verrugas genitales y evitar contagiar otras personas.

Los preadolescentes deben ponerse las tres dosis de la vacuna contra el VPH preferiblemente antes de su primer contacto sexual (antes de que puedan estar expuestos al VPH), sin embargo, si por situaciones especiales no se ha iniciado el esquema para dicho momento, es vital recibir la primera dosis a la mayor brevedad posible.  El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomienda la aplicar la vacuna en adultos también: mujeres hasta 26 años y hombres hasta 21 años de edad.

Leave a comment